Single post

Estilo de vida y fertilidad: ¿Mejorar la fertilidad con la alimentación es posible?

Estilo de vida y fertilidad: ¿Mejorar la fertilidad con la alimentación es posible?

La infertilidad alude a la imposibilidad de concebir, imposibilidad que se puede deber a muchas causas. Esta enfermedad afecta aproximadamente a 1 de cada 6 parejas. Tanto la infertilidad masculina como la femenina está presente en el 30% de las parejas de hoy en día. Por lo que la infertilidad es cosa de dos. Si tenemos en cuenta el factor del estilo de vida en la fertilidad de las personas, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que, una alimentación suficiente y de calidad ejerce un papel fundamental sobre la fertilidad. Una mala alimentación, el déficit de ciertos nutrientes y un peso no saludable, pueden reducir las reservas de sustancias nutritivas necesarias para que los sistemas reproductivos de las mujeres y los hombres funcionen correctamente.

 

¿Mejorar la fertilidad con la alimentación es posible?

La Relación entre el peso y la fertilidad

El peso del hombre y la mujer puede ser un factor determinante en la fertilidad de estos. En el caso de los hombres, existe una relación entre la grasa corporal y las hormonas encargadas de realizar una correcta creación de esperma. Un peso insuficiente en el hombre puede provocar un descenso en el recuento y la actividad espermática. Al mismo tiempo que, el sobrepeso u obesidad puede crear un retardo de la maduración sexual en la pubertad, problemas en la generación de espermatozoides y, por lo tanto en la calidad del semen y, un aumento de la posibilidad de padecer disfunción eréctil.

En el caso de las mujeres, el peso también tiene un papel fundamental ya que existe una relación entre el porcentaje de grasa y la producción de ciertas hormonas principales para una correcta ovulación. Un peso insuficiente, puede retrasar la maduración sexual en la pubertad y cuando la menstruación ya está instaurada puede producir una ovulación irregular o incluso interrumpirla. También puede afectar mantener un correcto revestimiento uterino (lugar donde anida y se desarrolla el óvulo fecundado) lo que genera una disminución en las probabilidades de quedarse embarazada. Mientras que el sobrepeso u obesidad pueden influenciar la fertilidad de una mujer pero, también, pueden causar diversos problemas durante el embarazo, enfermedades como preeclampsia y diabetes gestacional entre otras.

La Relación entre la alimentación y la fertilidad

Una correcta alimentación y un estilo de vida saludable son esenciales para el correcto funcionamiento de cualquier sistema de nuestro organismo. Por lo que, una dieta equilibrada puede tener un efecto beneficioso en el aumento de la fertilidad femenina y masculina. Son muchos los profesionales del sector que afirman que un consumo elevado de verduras, frutas, legumbres, cereales completos, alimentos con un gran aporte de hierro, grasas poliinsaturadas y el consumo de pescado está relacionado directamente con una mayor fertilidad de las mujeres y una mejora de la calidad del semen en los hombres.

Por una parte, existen ciertos nutrientes que pueden ayudar en la mejora de la fertilidad masculina como:

  1. Los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) y el DHA: los AGPI, aportándolos de forma mesurada, tienen importantes efectos beneficiosos a nivel cardiovascular y son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Mientras que el ácido omega-3, en especial, el DHA, se ha encontrado también en grandes cantidades dentro de las células de Sertoli, encargadas de la espermatogénesis. Estos nutrientes se pueden encontrar en el pescado, frutos secos o en diferentes aceites como el de soja o lino.

 

  1. El ácido fólico: según los estudios realizados este nutriente influye, en el caso del hombre, sobre el número y la movilidad espermática. Estos nutrientes se pueden encontrar en las verduras de hoja verde, las legumbres y los frutos secos.

 

  1. Los antioxidantes: la oxidación de nuestro organismo se produce de manera fisiológica en todos nosotros, y afecta entre otros al sistema reproductor masculino. Este efecto, puede ser contrarrestado en parte mediante una alimentación equilibrada con un alto contenido de nutrientes antioxidantes. Una alimentación basada en alimentos que contengan Vitamina C, Vitamina E, Vitamina A, esta se pueden encontrar  en las  frutas y hortalizas. También es muy importante una alimentación que aporte Selenio, su principal fuente son los cereales integrales, los pescados y los mariscos. Asimismo, el Zinc, está implicado en el desarrollo de los órganos sexuales. Se relaciona con la cantidad y movilidad del esperma y con la cantidad de testosterona (hormona masculina) en el organismo. Este se puede obtener a través de los mariscos, la carne magra, los pescados, los huevos y las legumbres.

Por otra parte, existen ciertos nutrientes que pueden ayudar en la mejora de la fertilidad femenina como:

  1. El ácido fólico: es una vitamina del grupo B aconsejada en las embarazadas para evitar problemas neuronales en el futuro bebé. Pero además, si hacemos referencia a la fertilidad, se relaciona con el riesgo de aborto espontáneo en algunos estudios. Puedes conseguir estos nutrientes a través de la levadura de cerveza, la verdura de hoja verde como las acelgas o las espinacas, las legumbres, frutos secos o cereales.

 

  1. Vitamina A y los β-carotenos: imprescindibles para el correcto mantenimiento de las diversas mucosas del organismo, entre ellas, la mucosa uterina, donde debe implantarse el óvulo fecundado. Por otro lado, también interfiere sobre el ciclo menstrual, en el desarrollo de la placenta y en otros aspectos de la reproducción femenina. Esta vitamina se encuentra en frutas y hortalizas de color rojizo o anaranjado.

 

  1. Hierro y Zinc: una dieta rica en hierro es muy importante ya que, existe una tendencia natural hacia a la anemia en el embarazo que se puede contrarrestar en mayor medida si empezamos con un buen aporte del mismo. Asimismo, estudios relacionan la ingesta de suplementos de hierro con un menor riesgo de infertilidad ovulatoria. Mientras que el Zinc, influye en la ovulación y fertilización y, durante el embarazo, una deficiencia de zinc puede provocar diversas anomalías como aborto espontáneo, malformaciones, retraso en el crecimiento o prematuridad.

 

Si no logras el embarazo deseado de forma natural, pide cita en nuestra clínica de Madrid de reproducción asistida y nuestro equipo médico especializado en fertilidad te ayudará a solucionar las dificultades para concebir. Mejorar tu alimentación y a conseguir un peso correcto es un factor clave para mejorar la fertilidad y tus posibilidades de concebir. Aun así, cada caso es diferente y necesita de una atención personalizada por lo que ponerte en las manos de nuestros profesionales ayudará a la pareja o a la mujer a estar más cerca de conseguir el sueño, de ser padres o ser madre.

Leave a Comment