Single service

Relaciones Programadas

Relaciones programadas

El coito programado es la técnica más sencilla de los Tratamientos de Reproducción Asistida, donde se sincroniza la ovulación con las relaciones sexuales, determinando el mejor momento para conseguir el embarazo de forma natural.

¿En qué consiste?

Tras un estudio básico de fertilidad a ambos miembros de la pareja, en la mujer se realiza una estimulación ovárica suave utilizando una serie de hormonas semejantes a las que produce la propia mujer (gonadotropinas). Esta estimulación es controlada ecográficamente periódicamente durante el tratamiento para ir controlando el crecimiento folicular y determinar cuántos folículos se han desarrollado por cada ovario. Es necesario su control ya que suelen desarrollarse varios folículos y si el número de éstos es muy elevado se puede producir una gestación múltiple.

El objetivo es tener uno o dos folículos. Cuando estos han alcanzado el tamaño adecuado (18 mm de diámetro) se administra la hormona hCG para desencadenar la ovulación, la cual se producirá 34-38 horas después y que es cuando se indicarán las relaciones sexuales.

Al hombre se le aconseja tener una abstinencia sexual entre dos o tres días antes de que se indique el momento de mantener las relaciones sexuales.

Gracias a la inducción de la ovulación, se determina la fecha de ovulación, pudiendo indicar a la pareja los días más apropiados para mantener relaciones sexuales.

Pasados 14 días de la ovulación se realizará una determinación de la hormona β-H.C.G. en sangre periférica de la mujer para conocer si está embarazada o no.

El éxito de esta técnica es de hasta  el 25% en parejas jóvenes sanas.

¿Para quién está indicada esta técnica?

  • Parejas jóvenes.
  • Parejas donde la mujer tiene una ausencia de ovulación (anovulación).
  • Parejas donde la mujer padece trastornos ovulatorios (disovulación).
  • Parejas donde la mujer padece trastornos glandulares que afecten al funcionamiento ovárico.
  • Parejas con esterilidad de origen desconocido.
  • Parejas que no quieren recurrir a técnicas de fecundación in vitro o inseminación artificial por motivos morales o religiosos.